Las marcas FIAT y Abarth tuvieron una relación intensa desde los años ’50 a los ’70 pero, a partir de 1971, la firma de Carlo Abarth paso a formar parte integrante del gigante de Turín, convirtiéndose en su preparador oficial. Su primer producto fue el 124 Spider evolucionado para el Mundial de Rallyes. Una situación que se repite en la actualidad con su sucesor, el 124 R-GT.

Cuarenta años después de su última participación oficial en el Rallye de Montecarlo, el FIAT-Abarth 124 Spider vuelve a la carga. Por una parte, FIAT ha lanzado una nueva generación del Spider, digna heredera de su predecesor de 1966. Y por otra, Abarth ha vuelto a mejorarla para sus clientes deportivos y ha desarrollado una versión “racing” (específicamente para rallyes), denominada “R-GT” casi con el doble de potencia: 300 CV.

Un paralelismo que FIAT y Abarth mostrarán a los visitantes de ClassicAuto Madrid en su stand oficial, donde podrá observarse la evolución estilística y tecnológica de un mismo concepto de automóvil con cuatro décadas de intervalo.

En los años ’60, FIAT concibió con la ayuda de Pininfarina un descapotable “Sport Spider” derivado de la berlina 124. Con la batalla acortada, el diseñador Tom Tjaarda, plasmó unas líneas clásicas que superaron las modas y las décadas. Veinte años estuvo en producción entre 1966 y 1985 con casi 200.000 unidades vendidas, principalmente en EE.UU. y Europa (los últimos años de manos de la propia Pininfarina).

Su recuerdo ha permanecido y, cuando FIAT y Mazda acordaron coproducir un moderno descapotable -presentado en 2016- la marca italiana no dudó en dotar su carrocería de los elementos estilísticos propios del antiguo descapotable e -incluso- denominarlo oficialmente “124 Spider”.

Aunque la base mecánica es común con el MX5 japonés, el 124 Spider monta motores italianos (1.4 Turbo de hasta 180 CV) y paneles de carrocería propios, que lo hacen más largo y totalmente distinto. De nuevo es un magnífico descapotable de paseo con alegre comportamiento en carretera; pero igual que hizo en 1972, FIAT lo ha cedido a Abarth para desarrollar la versión deportiva, base de un coche de competición para rallyes.

El primer encargo de Abarth como parte integrante de FIAT en 1972 fue convertir el 124 Spider en el 124 Rally. El ingeniero Colucci tomó el Spider más potente (con el motor “biálbero” de 1800 cc y 118 CV) y le ganó 10 CV de potencia con retoques de carburación y escape, lo aligeró con capós y “hard-top” de fibra y -sobre todo- sustituyó la suspensión trasera de eje rígido por una de ruedas independientes, bien guiada.

El resultado fue espectacular -también a la vista, con sus capós y aletines negros- y sirvió de base de homologación para el 124 Rally Grupo 4. La versión de competición incorporó una culata de 16 válvulas -desde 1974- que permitió alcanzar 200 CV (con carburadores) y más de 210 (con inyección), además de mejoras de transmisión, frenos y suspensión. La estética también  evolucionó con el capó delantero con tomas de aire y faros supletorios incorporados, anchos aletines y el techo remachado a la carrocería.

En manos del equipo oficial FIAT-Abarth (y también de equipos privados y semioficiales por toda Europa) el 124 Rally consiguió victorias absolutas en el Europeo y en el Mundial desde 1972 a 1976 (Acrópolis, Polonia, Portugal…) en manos de pilotos notorios como Markku Alen o Lele Pinto. Y no ganó más porque su mayor rival estaba en su propia casa: el Lancia Stratos. Fue sustituido por el Fiat 131 Abarth en 1977.

La moderna Abarth ha construido también un equivalente al Grupo 4 de la época, ahora denominado FIA R-GT. Bien es cierto que ahora los World Rally Cars deben partir de un Turismo y tener tracción a las cuatro ruedas; por eso el 124 R-GT tiene que competir entre los Gran Turismo biplazas de sólo dos ruedas motrices.

Pese a su pequeño motor de sólo 1,8 litros Turbo, Abarth le ha extraído nada menos que 300 CV (100 más que el antiguo Gr.4) para un peso inferior a los 1.000 Kg, que da una relación peso-potencia  superior a aquel. Incluso ha montado un techo duro de fibra muy parecido al original de los años ’70, que lo asemeja aún más a su predecesor.

Este año debutará en diversos campeonatos, incluido el Nacional de Rallyes pilotado por el gallego Alvaro Muñiz.

Texto: Luis Alberto Izquierdo. 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This