Cuarenta años después de su primera victoria con un Fórmula 1, ClassicAuto Madrid rinde homenaje a Emilio de Villota por su trayectoria deportiva internacional con monoplazas. Para la ocasión, se está restaurando el Lyncar-Ford 006 con el que logró el triunfo en Mallory Park en 1977.

Emilio de Villota fue -en los años ’70- más que un piloto: un visionario. Comprendió que el Automovilismo (con mayúsculas) estaba en el extranjero y fue pionero no sólo en correr fuera de nuestras fronteras, sino también en crear un equipo: el primer equipo español con nombre comercial de la Fórmula 1 moderna.

Tras varios años de preparación en las copas y fórmulas monomarca españolas (incluidas la F-1430 -subcampeón en 1973- y la F-1800) y en carreras de Turismos, comenzó a participar esporádicamente en pruebas del Europeo de Turismos y descubrió el deporte fuera de nuestras fronteras en 1975.

Decidido a dar el salto a la potencia automovilística de la época -Inglaterra- reunió algunos patrocinadores como el Banco Ibérico y Medinabi para comprar un Fórmula 2 al equipo de Ron Dennis. Sin embargo, a su llegada a Gran Bretaña, Ron ya había vendido el coche… Entonces le hablaron de un auténtico Fórmula 1 en venta, diseñado y construido por el reconocido ingeniero Martin Slater para el piloto y preparador John Nicholson. La opción era aún mejor y Emilio de Villota adquirió -totalmente despiezado- aquel Lyncar con motor Cosworth.

Con ayuda de un pequeño equipo, lo alineó en las “Shellsport G8 International Series” (el Campeonato Británico de Fórmula Libre), donde competían mezclados F-1, F-5000, F-2 y F-Atlantic, logrando en 1976 dos quintos puestos y una enorme experiencia en los circuitos y en el modo de competir británicos, que entonces era también el del resto de Europa. Ese mismo año alquiló un Brabham BT45 de la temporada anterior para correr en Gran Premio de España de F-1… ¡y a punto estuvo de calificarse!

Para 1977, Emilio de Villota desplegó toda su habilidad comercial y de relaciones públicas, constituyendo el “Iberia F-1 Team” para el Campeonato del Mundo de Fórmula 1. Además del Lyncar, con los 16 millones de pesetas de presupuesto compró un más competitivo McLaren M23 y tres motores Ford-Cosworth para disputar siete Grandes Premios europeos. El equipo lo componían apenas seis personas, dirigidas por Giuseppe Rissi y con Ian Dawson como jefe de mecánicos (luego destacados en el mundo de la competición), más Isabel -la mujer de Emilio- y amigos esporádicos que acudían a ayudar.

1977 fue un año -no como ahora- con muchos más coches que puestos disponibles en parrilla. Y sólo los equipos favoritos disponían de neumáticos de calificación. Aún así, Emilio de Villota logró calificarse en dos Grandes Premios. En España, ante su público, terminó 13º y en Austria sufrió un desgraciado accidente en la última vuelta. Además corrió lo que pudo del Campeonato Shellsport en Inglaterra, ganando la prueba inaugural en Mallory Park con el Lyncar-Ford (el mismo que se mostrará recién restaurado en ClassicAuto) y luego dos más con el McLaren-Ford, de nuevo en Mallory y en Brands Hatch, terminando quinto del campeonato entre una nutrida y competida concurrencia de buenos pilotos y mejores coches.

En 1978 el equipo español logró el patrocinio principal de “Centro Asegurador” y se marcó un objetivo más viable con el veterano McLaren M23: el nuevo Campeonato Británico “Aurora AFX” de Fórmula 1. Esa temporada logró tres podios y también el tercer puesto final del Campeonato, además de inscribirse en el G.P. de España donde no pudo calificarse con un coche ya con tres temporadas de antigüedad.

Era el momento de saltar a un nuevo monoplaza con “efecto suelo”. En 1979, Emilio de Villota obtuvo el patrocinio de Madom (encendidos electrónicos) y el dinero suficiente para adquirir un competitivo Lotus 78, concentrándose en el Campeonato Británico. Sin embargo, fue una temporada irregular, con demasiados abandonos. Aunque ganó cuatro carreras (Thruxton, Zandvoort, Oulton y Nogaro) y subió al podio dos veces más, sólo pudo ser tercero -otra vez- cuando era uno de los máximos favoritos al título.

La opción de mejora pasaba por alinearse en un equipo profesional con coches más modernos y mejor mantenidos. En 1980 logró el patrocinio del Banco Occidental y alquiló uno de los Williams FW07 (campeones el año anterior) del equipo RAM Racing. A su programa volvía de nuevo el G.P. de España… y todo el Aurora AFX F-1 británico.

Pese a la principal oposición de su compañero de equipo, Eliseo Salazar -con un coche gemelo- Emilio de Villota se coronó por fin campeón de la F-1 británica, ganando cinco de las once carreras, sin bajarse del podio en nueve de ellas. Y esta vez también se calificó para el Gran Premio español y, pese a un problema mecánico, iba a terminarlo cuando sufrió un accidente múltiple con Reuteman y Laffite mientras le doblaban.

Cumplidos sus objetivos, Emilio de Villota abandonó los monoplazas por los nuevos Sport-Prototipos de Grupo C, compitiendo -y ganando carreras- con Lola-Ford, Grid-Ford y Porsche 956 en las temporadas siguientes. ¿Todas? no, porque en 1982 se dejó seducir de nuevo por la Fórmula 1 y la oferta del equipo RAM. Con el patrocinio de los aceites “LBT” afrontó un programa de cinco Grandes Premios del Campeonato del Mundo al volante del escasamente competitivo March-Ford 821. En una temporada con exceso de equipos y pre-calificaciones, Emilio no consiguió salir en ninguno, la mayor parte de las veces por la desidia del propio equipo RAM.

Su carrera en monoplazas había llegado a su final, aunque disputara ocasionalmente un par de pruebas de Fórmula 2 durante 1983. Pero su palmarés siguió aumentando con los Prototipos (dos victorias absolutas en el Mundial y un cuarto puesto en Le Mans) y con los Turismos (Campeón de España 1983 y tres títulos de la Copa Porsche en los ’90) hasta su retirada… ¡si es que se ha llegado a retirar!

Texto: Luis Alberto Izquierdo 

Fecha: sábado, 25 de febrero.

Hora: 11,30h. Acto de Homenaje. 12,15h Charla coloquio con aficionados

Lugar: Homenaje en el stand Emilio de Villota. Coloquio en el stand Institucional ERMEvents. Planta alta.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This