En 1919 el ingeniero francés André Citroën fundaba en París la marca automovilística Citroën. Este visionario desarrollo modelos que de una u otra forma han marcado la historia del automóvil: fue el primero en Europa en poner en marcha el trabajo en cadena y quien incorporó la tracción delantera en la producción en serie de vehículos. El carácter emprendedor e innovador de su fundador fue, también, causa de los tremendos desequilibrios económicos que sufrió la marca automovilística en los primeros decenios de su historia.

En ClassicAuto Madrid celebraremos el primer centenario de Citroën con la inestimable ayuda del Club de Aficionados del Citroën Tracción Avant de Madrid, quien coordinará una exposición de vehículos históricos de esta firma, todos ellos muy icónicos y representantes de la evolución tecnológica que ha marcado el devenir de la marca del doble chevrón.

Y el logotipo de esta compañía, tan representativo de la misma, entraña una historia en sí mismo y es un reflejo fiel del espíritu trasformado de André Citroën, quien en 1900 adquirió una patente en Polonia sobre el tamaño de los engranajes en forma de chevrón que se utilizaban en la industria harinera: la dentadura específica de los engranajes helicoidales en forma de chevrón permite que su funcionamiento sea más suave, más silencioso y más eficaz. Al finalizar sus estudios, creo una empresa especializada en la producción de estos engranajes. El éxito industrial fue instantáneo y en el momento de crear su empresa automovilística este símbolo lo era todo para el inquieto André.   

La exposición que veremos en ClassicAuto arrancará con el primer vehículo fabricado por la marca en 1919. El Citroën 10 HP Type A era un modelo de precio modesto y mantenimiento económico. Se fabricaron unas 24.000 unidades hasta 1921. Alcanzaba los 65 Km/h.

En 1928 llegó el C6 un modelo tipo sedán de cuatro puertas, “motor flotante”, seis cilindros y una velocidad máxima de 110 km/h. Se fabricaron 30.000 unidades. Este modelo fue el utilizado en la celebre Travesía Amarilla de Asia, que se desarrolló entre abril de 1931 y marzo de 1932.

En la primera mitad de los años 30 llegaría la tracción delantera. Los modelos 7, 11 y 15 que se fabricaron entre 1934 y 1957 fueron la revolución y un hito histórico en el mundo de la automoción.

En 1948 apareció en 2CV, un modelo que cuando se ideo se planteo como “un coche pequeñísimo, pero con un gran futuro”. La producción del más popular de la saga Citroën se prolongó hasta 1990, y se fabricaron más de cinco millones de unidades entre turismo y comerciales.

Otra osadía innovadora de la marca fue la creación de 2CV Sahara un modelo del que se construyeron cerca de 700 unidades entre 1958 y 1971. El Sahara tenía tracción a las cuatro ruedas (4×4) y estaba equipado con dos motores, uno delante y otro detrás, con ambos motores en funcionamiento podía alcanzar los 105 km/h. Originalmente fue diseñado para usarse en las colonias del norte de África, pero este modelo entusiasmo a los aficionados a la conducción todoterreno. En la factoría de la marca en Vigo se ensamblaron 85 unidades de este modelo que se destinaron a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

Otro buque insignia de la marca el DS, también conocido por Tiburón, estará en ClassicAuto. Flaminio Bertoni firma el diseño de este modelo que nada tenía que ver con los automóviles de la época. Fue un atrevimiento, pero triunfó en el mercado. Se fabricó entre 1955 y 1975 y se produjeron casi 1,5 millones de unidades.

El modelo más prestigioso y potente que faltaba en Francia después de la Segunda Guerra Mundial, según señala la propia marca, llegó con la producción en 1970 del majestuoso SM.  Casi 13.000 unidades se produjeron de este modelo hasta 1975. Este coupe, de dos puertas y cuatro plazas, llevaba un motor V6 Maserati y alcanzaba los 220km/h.    

Con el CX, un sedán de cinco puertas y cinco plazas, terminamos en ClassicAuto el repaso a la historia de Citroën. Arrancó su producción en 1974 y se mantuvo hasta 1991, era el modelo de gama alta de la firma. Sus lunetas delantera y trasera rompieron moldes en la época. Se fabricaron cerca de 1,2 millones de unidades. Robert Opron firma el diseño exterior de este excepcional modelo y Michel Harmand hace lo propio respecto al interior. Mucho talento reunido en un único modelo.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Malcare WordPress Security