Fue el primer programa internacional creado por la Federación Española de Automovilismo para promocionar a jóvenes pilotos fuera de nuestras fronteras. Eran los tiempos de Fernando de Baviera como presidente de la FEA, que apoyó la propuesta del piloto y periodista, Luis G. Canomanuel para organizar un «Equipo Nacional Español» en la Fórmula 3 europea.

En 1977 se puso en marcha el proyecto, que contó durante tres temporadas con el apoyo de empresas españolas -como Enagas, Empetrol (Repsol y CS) o Danone- además del Consejo Superior de Deportes y de la propia Federación.

Canomanuel asumió la doble función de director del equipo y de piloto, junto a Juan Ignacio «Kuru» Villacieros, ambos con experiencia y palmarés en las Fórmulas SEAT nacionales. Para el programa, adquirieron dos Ralt RT-1 -el modelo del momento- con motores Toyota preparados por Novamotor en Italia y con el apoyo del equipo técnico de Robert Heavens. La sede se fijó en Inglaterra (donde se disputaban los mejores campeonatos) y pronto se unió como mecánico Juan Viladelprat, que luego se labraría un gran porvenir que le llevó a la Fórmula 1.

Pese a los problemas del idioma, de un coche muy diferente y del desconocimiento de los circuitos, Canomanuel y Villacieros hicieron una digna temporada con algunos buenos resultados por toda Europa.

Con la experiencia acumulada, el Equipo Nacional de F-3 se reestructuró en 1978 con el fichaje (tras una selección pública) de dos jóvenes valores: Jorge Catón y Fermín Vélez (con apenas 18 años), mientras Luis Canomanuel se centraba en su labor de director deportivo. Catón logró varios puestos prometedores, tanto en los Campeonatos Británicos como en el Europeo y Copa del Mundo de F-3, pero Vélez sufrió varios accidentes debido a su fogosidad (en uno de ellos, con graves quemaduras) que lastraron el ajustado presupuesto del equipo, cuya temporada terminó en el circuito del Jarama de forma «tormentosa».

Para la última temporada -1979- el Equipo Nacional centró su mermadísimo presupuesto en un sólo piloto: Jorge Catón, mientras Vélez recibió como dote uno de los Ralt y dos motores para organizar su propio programa de forma independiente. Catón luchó aquel año con jóvenes pilotos como Alain Prost, Nigel Mansel, Andrea de Césaris o Michele Alboreto (por citar algunos) y consiguió buenos resultados y tiempos por vuelta, aunque decidió retirarse a final de año al no tener opción de conseguir patrocinadores suficientes para continuar. El Equipo Nacional de F-3 se disolvió por falta de medios económicos.

Luis G. Canomanuel, «Kuru» Villacieros y Jordi Catón (desgraciadamente Fermín Vélez falleció hace unos años) acudirán a ClassicAuto para recordar aquellos años heroicos en Europa que marcaron «un antes y un después» para los pilotos españoles.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Malcare WordPress Security