En ClassicAuto Madrid 2018 ponemos en marcha un nuevo espacio dedicado al aficionado, porque está en nuestro ADN favorecer la participación activa de todos los seguidores y amantes del motor clásico. Abrimos, pues, un área para que los vehículos clásicos particulares en exposición sean los protagonistas y  nos trasmitan una historia vivida a través de los tiempos.

En esta edición contaremos con tres automóviles con encierran mucha emoción y sentimiento, te invitamos a que vengas a conocer la particular historia de estos vehículos y de sus propietarios:

El Renault-8 segunda serie de 1975 ha sido restaurado tornillo a tornillo por el coruñés Damián, quien junto a su novia María llegarán a ClassicAuto desde la localidad de Arteixo, utilizando como vía principal el antiguo trazado de la Nacional-VI. En este viaje “como los antes” los protagonistas lo harán, además, utilizando enseres y vestimentas de la época. Un viaje a la década de los 70 que deparará muchas sorpresas.

Omar Ibáñez atesora un Renault 7 TL que su abuelo compró hace 41 años.  Hace tres, cuando el patriarca de la familia con 90 años dejo de conducir, el joven Omar inició un concienzudo proceso de restauración, que finalizó el último abril. Con el R7 en estado original, el entrañable abuelo de 93 años volvió a arrancar su preciado automóvil. El vehículo y la historia documentada de esta oda a la familia lo podremos conocer con detalle en el Salón madrileño.

Ramón ha tardado dos años en restaurar el BMW 735 que perteneció a su mejor amigo, ahora tristemente fallecido. Un vehículo que fue la pasión de quien ya no está, es hoy una prueba de amistad infinita y también una preciada joya para su actual propietario, … por lo que representa y por los momentos vividos.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Malcare WordPress Security